Salsa picante receta

En TABASCO® nos encanta el sabor picante, la salsa picante es nuestra receta favorita, pero no nos gusta solo porque sí, la familia McIlhenny lleva haciendo la misma receta desde 1868, porque dieron con una fórmula que gustó en el mundo entero, y cuando encuentras algo tan perfecto, lo mejor es no cambiarlo.

El TABASCO® es una salsa picante cuya receta tiene como base la pulpa de chile macerada durante tres años en barricas de roble blanco, para ser mezcladas después con vinagre blanco de alta calidad y sal de la Isla de Avery, creando así una salsa de una concentración y grado de sabor incomparables.

Pero más allá del indudable buen sabor que aporta la salsa picante de la receta original, hay diversos estudios científicos que avalan que el picante tiene diversos efectos benéficos para el cuerpo. La capsaicina es un compuesto presente en todos los chiles, por sí misma no tiene sabor ni olor, pero es la responsable de provocar que nuestro cerebro libere endorfinas, los analgésicos endógenos del cuerpo, ayudándonos a sentirnos mejor. El picante también ayuda a hacer mejor la digestión y a activar el metabolismo del cuerpo.

Así que desde TABASCO® os aconsejamos tener siempre a punto una salsa picante receta ideal para acompañar vuestras comidas.

ELABORACIÓN:

Os recomendamos una salsa picante de receta agridulce que si envasáis al vacío podréis conservar durante meses en vuestra nevera.

Para elaborar la salsa picante de esta receta ponemos en una cacerola 2 decilitros de vinagre de arroz, que es un vinagre muy suave que le va a dar a nuestra salsa picante un toque agridulce. 200 gramos de salsa de tomate, que puede ser casera, en cuyo caso la habremos preparado previamente, el tomate le dará color a la salsa y le restará un poco de fuerza al picante.

Añadimos también 2 decilitros de agua, 2 cucharadas soperas de azúcar moreno de caña, para rectificar la acidez del tomate, una cucharada sopera de pimentón ahumado y 4 dientes de ajo picados finos.

Y por último añadimos salsa de TABASCO® Habanero a gusto, teniendo en cuenta que es la más picante de las salsas TABASCO® y además, gracias a su combinación con mango, jengibre y pimienta negra le dará un toque más frutal a nuestra salsa picante.

Ponemos a cocer un buen rato para que la salsa tome forma y todos los sabores se integren bien. Una vez que esté, la trituramos en la licuadora y para que quede mucho más fina la podemos pasar por un chino o un colador.

Esta salsa picante es una receta de la que  podemos hacer cantidad para envasarla al vacío, además la salsa de TABASCO® tiene como todo el picante un alto poder conservante.  Podemos usarla para acompañar variedad de comidas que van desde arroces a pastas pasando por carnes, un acompañamiento perfecto y como hemos dicho al principio muy saludable.

OTRAS RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Alitas de pollo picantes

Alitas de pollo caramelizadas